La presencia del e-commerce se ha fortalecido desde hace algunos años y su crecimiento ha sido imparable. Pero, ¿hace apenas unos meses hubieras pensado que sería la salvación de algunas empresas para afrontar al coronavirus? Sin duda, nadie lo vio venir de esta manera.

 Para muchas empresas, el comercio online es una de las formas más efectivas para continuar vendiendo productos o servicios sin necesidad de tener o abrir una tienda física, pues todo se hace de forma digital. Quienes ya venían trabajando bajo este formato, hoy probablemente estén experimentando buenos resultados. En el caso de las empresas cuyo modelo de negocio no es online y que tampoco hayan podido vender por Internet hasta ahora, el panorama es complicado y riesgoso, si consideramos que esta problemática mundial continuará extendiéndose.

comercio electrónnico

Foto de PhotoMIX Ltd. en Pexels

En base a las medidas gubernamentales implementadas, respecto a las restricciones para poder salir de casa y la evidencia de que esta situación no se superará a corto plazo, podríamos inferir que el consumidor seguirá utilizando este formato de venta online para continuar adquiriendo los productos que considere necesarios para su hogar. Al mismo tiempo, la comodidad y la facilidad para comprar y recibir mercancías sin tener que salir, es un factor determinante para la continuidad de las operaciones de estos modelos de negocio.

 La crisis que hoy vivimos hace que este servicio sea cada vez más solicitado. ¿Tu empresa está en la capacidad de adoptar este modelo de negocio? Si es así, ¡llegó el momento de transformarse!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR